La ciudad de Córdoba

Factores de localización

Córdoba es una ciudad milenaria, que desempeñó durante siglos un papel relevante en la historia. Hay datos del primer poblamiento indígena, de origen íbero, en el Cerro de los Quemados; pero es a mediados del siglo II a.C. cuando se trazan las primeras estructuras urbanas, que darán lugar a lo que, a partir de entonces, será nuestra ciudad. Los motivos que probablemente llevaron a elegir el emplazamiento cordobés, y a que éste perdurase durante siglos, debieron ser, en primer lugar, la presencia de un gran río (Betis), navegable en aquella época hasta este paraje; la fertilidad de unas tierras de vega y campiña; la proximidad de una sierra para el suministro de materias primas; y un llano en terraza, a modo de meseta, a escasos metros de un vado que permitía el control de los horizontes y del propio paso fluvial, además de ser punto intermedio en el curso del río y, por tanto, encrucijada de caminos. Estas virtudes naturales dieron como resultado una urbe que las circunstancias históricas permitieron engrandecer, especialmente en tres momentos significados: Roma (II a.C.-II), Emirato-Califato andalusíes (VIII-X) y el siglo XX.

Vista general de la Córdoba Romana entre los siglos II y IV

Reconstrucción de la Corduba romana entre los siglos II y IV. Fuente: Vitimeplace.com